lunes, 22 de agosto de 2016

Crónica 0-4-2 Los Roques de Fasnia - Pico del Teide - Montaña Blanca. Por Santi Frías.

Llevaba algún tiempo dando vueltas por mi cabeza la idea de hacer una "cerocuatro" desde la playa de Los Roques de Fasnia hasta el pico del Teide, se lo comente a algunos compañeros del PSB e intentamos reunir un grupito, no es tarea fácil juntar unos cuantos corredores para hacer un entreno de un día completo, será que tenemos poco tirón jeje ( entiéndase escasa capacidad de convocatoria), pero bueno, el sábado 20 de agosto era la fecha elegida, Borja, Edu, Javi, Manolo, Tomás y yo salimos poco antes de las seis de la mañana desde la cota cero en la playa del Roque.


Escaleras arriba comienza nuestra aventura, pronto cogemos por Las Calzadas del Cuchillo y en un rato estamos ya en mi pueblo, un café en el bar de Germán fue nuestro primer respiro, continuamos nuestra marcha por la Calle El Rincón rumbo a Los Barranquillos, La Suerte Atravesada y otra parada técnica en Chiñoba mientras aclaraba el día, y es que las higueras que están al borde del camino nos invitaron al primer avituallamiento. Al pasar por El Burgado recargamos al máximo nuestras reservas de agua aprovechando el último canal que nos encontraríamos en el camino. A partir de aquí hay que ir atento porque el sendero que nos lleva hasta El Volcán esta casi desaparecido y en tramos es difícil de seguir. Otra paradita en El Esriscadero, foto de rigor y seguimos parriba a la sombra del pinar. Una grata sorpresa fue avistar un grupo de muflones que guardando la distancia nos acompañaron durante un rato, cuatro individuos jóvenes, posiblemente hembras.


Fuimos dejando atrás el monte de pinos y entrando en La Cumbre propiamente dicha, El Teide se dejó ver por primera vez y otra foto pal Facebook, jeje. Luego asomó Guajara y pasamos junto al Volcán de Fasnia, o Montaña Negra como le gusta decir a algunos de mis amigos. Cruzamos la pista de Izaña y ya en terreno bastante más llano pusimos rumbo a La Degollada de Abreu bordeando el Llano de Maja. Ahora toca bajar a Siete Cañadas y ya estábamos en El Portillo Alto, aquí avituallamiento en toda regla con jarras de cerveza incluidas, yo creo que ya nos las habíamos ganado de sobra. 


El grupo marchaba bastante bien, a partir de aquí y en lo que ya son senderos conocidos y bien señalizados cada uno fue cogiendo el ritmo adecuado a sus posibilidades.  
El ascenso al Teide por Montaña Blanca dolió bastante, las horas y los km ya se hacían notar. La siguiente parada fué en El Refugio, aquí nos reagruparnos y repusimos fuerzas aprovechando la hospitalidad que siempre que pasamos por allí nos brindan los trabajadores del parque, gracias Artemio y Lorenzo a ver si algún día les pagamos los favores. 


Después de un buen rato y con las pilas cargadas reiniciamos el camino hasta La Rambleta y desde aquí hasta la ansiada cumbre. La tarde estaba fabulosa, tiempo fresco y soleado en El Pico sin apenas viento ideal para chocar nuestras manos y felicitarnos mutuamente por que todo el grupo consiguió coronar. En mi caso ya no se cuantas van, hace tiempo que perdí la cuenta, pero con la misma ilusión que la primera vez.
 


 
El reto estaba conseguido ahora sólo queda bajar, en el aparcamiento de Montaña Blanca nos espera con su coche el hermano de Borja con unas cervezas y unos bocadillos que mi mi mujer nos mandó.
Gracias Armiche
Gracias Mary
Y colorín colorado esta crónica de un entreno cualquiera se ha acabado.



Al final fueron 46 km. de los cuales 36 de subida y 10 de bajada y con un desnivel positivo de 4000 m., que no es poco.






Santi Frías



PSB 


jueves, 2 de junio de 2016

Crónica de la Ultra Trail Picos de Europa 2016. Por Santi Frías.

Acojonante sería la mejor definición de la UTPE

Un escenario completamente distinto al que conocía. Gargantas, desfiladeros, impresionantes Picos, canales casi verticales como La Canal de Culiembre por donde tuvimos que bajar hasta la Senda del Cares o La Canal de Trea por donde subimos hasta La Vega de Ario y barro, mucho barro.

En Benia de Onis había nos encontramos el sábado 14 de mayo , varios componentes del Jaira Trail , el amigo Juan Moreno del Carucat de Las Palmas y algunos Canarios más además de los cuatro Patea que participábamos en la prueba Asturiana y mi Mary que nos acompañó en esta aventura.




Desde el viernes en la entrega de dorsales se respiraba un gran ambiente en este pequeño pueblo de las montañas de Asturias

Sábado desde las muy temprano salimos de la casita rural donde convivimos durante cinco muy bien aprovechaditos días.

Juanpe, Tomás y yo salimos a las 7 de la mañana sin saber aun lo que nos encontraríamos en el camino, Amadeo empezaría un poco más tarde en su modalidad pero decidió madrugar para acompañarnos 





Más de 500 corredores de la modalidad Ultra salimos al grito de " VAMOOOOOOS CABRONEEEESSSS".  De entrada un tramo no muy largo de asfalto llano para estirar un poco el grupo y enseguida directos al barro. Esto no había hecho más que empezar y ya llevábamos barro hasta en las orejas, la cosa marchaba bien, sube y sube como en casi todas las carreras hasta una zona donde la espesa niebla nos hizo perder el camino en un corto tramo de bajada, en ese momento Juanpe, Tomás y yo corríamos juntos a buen ritmo hasta que Tomás poco a poco se fue distanciando de nosotros, y Juanpe y yo decidimos hacer la carrera juntos como teníamos previsto. Así continuamos hasta una zona alta de prados , cabañas y vacas , aquello parecía salir de un cuento solo se escuchaba los cencerros del ganado en aquel valle.

Un pastor que hacía labor de voluntario en la carrera nos indicó por donde debíamos seguir para entrar en La Canal de Culiembre ¡¡¡aguita niño!!! bajada de vértigo, aquello era tan empinado que metía miedo dar en resbalón, no exagero si digo que no te vuelven a encontrar más nunca si caes ladera abajo. Un momento de gran tensión fue cuando vimos como una piedra de considerable tamaño rodaba a gran velocidad desde la zona alta de la canal, nuestros gritos alertaron a los corredores que un poco más adelantados se encontraban en la trayectoria de la piedra, al final solo fue un susto y una anécdota para recordar.



La dichosa canal nos llevó hasta el avituallamiento del Cares ahora unos dos km. por esta senda donde no nos permiten correr al ser un sitio bastante peligroso frecuentado por gran cantidad de senderistas.

Dejamos atrás La Senda del Cares y emprendemos la temida subida de La Canal de Trea aquí empieza a cronometrar el km. vertical.

El comienzo es acojonante una subida casi vertical con barro muy resbaladizo por donde íbamos a cuatro patas agarrandonos de todo lo que podíamos y así toooparriba al golpito durante más de una hora llegamos a un paso bastante complicado , ahora había que subir por un risco casi liso por el cual bajaba agua de un arroyo, como dios me ayudó y sacando fuerzas de las pocas que quedaban conseguí trepar por aquella laja y continuar subiendo al menos otra hora más . Mirando hacia abajo desde la parte alta de la Canal se veía el tranque que se había formado en el jodido paso del arroyo. Ya lo peor estaba hecho ahora continuar subiendo entre neveros y tramos de roca hasta el Refugio de la Vega de Ario.



Este es el punto más alto al que llegamos ya que no nos permiten subir al Jultayu al parecer debido a la nevada caída días atrás , aquí en el Refugio esta el avituallamiento, caldo caliente y pasta .Una carpa fuera no hubiera venido mal , un gran contraste de temperatura entre el intenso frío del exterior y la calefacción que había dentro del mismo. Aquí había un gran desorden, no cabíamos dentro y del barro que llevábamos parecía más un chiquero que un avituallamiento, agua fangosa por todo el suelo lo hacia muy poco agradable. Allí permanecí durante un buen rato hasta que llegó mi compañero Juanpe esperé a que repusiera fuerzas y "pabajo".

Ignorante de mi que llegue a pensar que ya estaba casi todo el trabajo hecho, llevábamos más de medía carrera y ya habíamos superado todas las grandes subidas pero lo peor está por llegar, diez interminables km nos separaban de los Lagos, terreno nevado al comienzo y después barro, barro y más barro. El amigo Tomás tiene una anécdota curiosa en esta zona, el buen hombre metió la pata en un charco de barro y al sacarla, la zapatilla se le quedó enterrada en el lodo, jeje, se tuvo que emplear a fondo para dar con ella y conseguir desenterrarla, volver a calzársela y máquinapalante otra vez.


Para Juanpe y para mi las horas pasaban más rápido que los km, nunca 55 km habían dado para tanto, esto es otro mundo. Esta carrera es otra cosa muy diferente de lo que conocíamos, pero como suele pasar pasito a pasito conseguimos terminar después de más de 12 horas. Tomás ya estaba hasta duchado cuando Juanpe y yo aparecimos.


Amadeo que ya había cumplido con lo suyo esperaba en meta acompañando a mi Mary y cansados de esperar para inmortalizar nuestra entrada un meta , jejeje.

Disfrutamos muy mucho de Las Montañas de Asturias , recorrimos gran parte del Macizo de Picos de Europa pasamos por lugares que de no ser por la carrera jamás hubiéramos visto , en definitiva una gran experiencia , por si fuera poco Tomás se alzó a lo más alto del podium en su categoría demostrando que no hay terreno que se le resista , los demás terminamos que no es poco , es decir todo siguió la tónica habitual.



Sobre la carrera me gustaría destacar un par de cosas primero el balizamiento perfecto con banderines rojos durante todo el recorrido imposible perderse aunque nunca hubieras estado ahí ese seria el puntito positivo y el negativo que también hay que decirlo es que el plan de seguridad no es que fuera insuficiente en mi modesta opinión para las dimensiones del evento sino que era inexistente, gracias a dios que por suerte no pasó nada al menos que yo sepa , otro puntito que merece la pena puntualizar es que la mayoría de los corredores nos enteramos ya en carrera de que no se hiba a subir al Jultayu y de que no se podía correr por La Senda del Cares , no hubiese costado nada aclarar esas modificaciones de última hora por mefafonia en los momentos previos a la salida ya que no todos pudimos asistir a la charla del día anterior.


Me quedo con las risas y el vacilón que nos montamos, jajajaja, cuanto nos reímos y que bien comimos, y además corrimos.

Sólo queda felicitar al organizador de la prueba vaya como se lo curró casi en solitario.

Enhorabuena Rubén.

También agradecer a los voluntari@s fotograf@s y a tod@s l@s que han hecho posible esta gran carrera.

Gracias de verdad.

Y volveremos seguro que volveremos.

Hasta el año que viene.


Santi Frías.




PSB



jueves, 28 de abril de 2016

Crónica de la Santa Cruz Extreme 2016, Por Santi Frías.

Sólo han pasado un par de horas de terminar esta brutal carrera intento dormir pero no hay forma y decido ponerme a escribir. Móvil en mano comienzo esta crónica aún con casi todos los músculos agarrotados. 

Como en cada carrera desde la noche anterior estaba cuidadosamente preparado, sobre la silla todo el equipo listo para salir a correr, no falta detalle geles, Garmin, dorsal, chip y un montón de cosas en fin,todo lo necesario para afrontar una prueba de 50 km.
Con el madrugón y los nervios el desayuno que no entra ni a empujones, vamos que lo mismo de siempre.
 

A las 7 ya estamos en Las Teresitas, aun falta una hora para la salida, da tiempo para saludar, hacernos unas fotitos y calentar la maquina. Esta es la parte que más me gusta, el reencuentro con tantos amigos, las risas, los ánimos, las lloradas de siempre, que si hoy no estoy fino, que si me duele esto, que si lo otro, jeje y a las 8 en punto salida espectacular desde la arena de la playa y a correr se ha dicho.
Comenzamos a un ritmo suave , la primera parte son unos 7 km. de subida hasta La Cancelilla,  luego bajar hasta Igueste y nuevamente subir por Las Casillas, Roque de las Bodegas y desde ahí continuar por el sendero que pasa cerca de Chamorga, bajar como si fuéramos al Draguillo pero desviemos hacia la playa de Benijos, Almaciga para luego subir hacia el Roque de Amogoje. Hasta ahí marchaba todo bien, algo más de cuatro horas era un tiempo que ya tenía previsto, pero la cosa empezó a torcerse. Empecé a tener problemas con el abductor derecho hasta tal punto que casi no podía caminar y mucho menos correr. Por un momento me paso por la cabeza el diablillo y estuve a punto de abandonar, hubiese sido mi primer abandono en más de 50 carreras, no saben cuanto me alegro de no haberlo hecho, gracias a mi compañero y buen amigo Juanpe, que me animó a que no lo hiciera y a la crema anti-inflamatoria que llevaba por si acaso, aquello empezó a funcionar de nuevo y máquinapalante otra vez. Un par de ibuprofenos hicieron el resto. Casi recuperado continuamos la marcha David , Juanpe y yo hasta Taganana allí me encuentro con Dani que por problemas tuvo que retirarse. Ahora empieza otra dura subida donde alcanzó a Marcos y continuamos hasta la Cumbrecilla para luego bajar hacia Roque Negro y subir a Catalanes, vamos, que no se nos escapa ni una, esto si que es un Tour completito por Anaga. 

Foto de Caco Grau

Ya sólo quedan unos 10 km pero el calor que nos ha estado castigando durante todo el día ya hace mella en nuestra máquina, no valen excusas, hay que seguir, ahora es casi todo bajada pero las piernas ya no ayudan, ya no quedan fuerzas y esta parte se hace interminable. 



Pero ya ves, todo lo que se empieza tiene un final y a trancas y " barrancos" conseguimos llegar a Valleseco, ya estamos a poco más de 2 km de La Plaza de España.

Veo a mi Mary y a mi Javi, aceleró el paso, cojo de la mano a mi hijo y el tramo final lo recorremos juntos sacando fuerzas de donde ya no quedaban. 9,22h. Después de haber tomado la salida pasamos por el arco de meta.


Más felices que perdices nos colocan a cada uno una medalla finisher en el cuello y colorín colorado este cuento se ha acabado. Al final puesto 110 de más de 300 corredores . Sufridito pero contento jeje.

Sólo me queda felicitar a tod@s l@s valientes que participaron en La Santa Cruz Extreme de manera muy especial a mi equipo Patea San Borondón que realizó un excelente papel colocando en la salida a más de 20 corredores y consiguiendo dos merecidísimos podiums.
Enhorabuena Tomás y Javi Padrón primeros clasificados en sus respectivas categorías.
También agradecer a nuestras familias por estar ahí animando, a los Pateas que no corrieron pero estuvieron achuchandonos, a los voluntari@s fotograf@s y organización.
Gracias una vez más ustedes son los que hacen posible este deporte.



Santi Frías








PSB


lunes, 18 de abril de 2016

Crónica de la VI Carrera de Montaña Guía de Isora. Por Manolo Núñez

Suena el despertador, 6 de la mañana, me levantó de la cama, me preparo y recojo a algunos compañeros para dirigimos a Guía de Isora a hacer la carrera de 30 km. Nos reunimos todos para tomar un café e intento comer algo, pero el estomago no me deja (y no por los nervios). Vamos todos a la plaza donde se dará la salida a las 9, calentamiento relajado, control de carnet y me coloco junto a mis compañeros de equipo y a mi amigo Fredy con el que haré toda la carrera. Suena la cuenta atrás, 3, 2, 1, salimos… . 


En los primeros metros de carrera ya no veo a ningún compañero, salieron como balas. Salgo tranquilo, con precaución o miedo por la lesión del gemelo. Pronto llego a la primera pista y me doy cuenta del por qué salieron tan rápido los demás, se hizo una montonera y de uno en uno caminando me lo tomo con humor y le digo a Fredy "coge aire, aprovecha y respira", jaja. Seguimos un rato, ya se va separando la gente y se puede ir más rapidito, pero no mucho.



Kilómetro 4, primer avituallamiento en Chirche, creo, bebo agua y me como un plátano, pero veo que no va a ser buena idea comer. Sigo la ascensión al turmalet, perdón, hacía Tagara. El terreno lo dificulta, es muy técnico, hay mucha piedra y el paisaje es, entre bonito y quemado, pero para ser realista, soy de los que miro poco al paisaje. Eso sí, hay un dron grabando desde el aire. 



Llega el segundo avituallamiento, bebo isotónico, me sienta bien. Oigo por la emisora que pasa el 196 por el avituallamiento de las fuentes, pienso "ese es Javier, estará dopado". Continuó y pienso "ahora a bajar pero no aun hay que subir un rato". Corono Tafosalla y empieza la bajada, voy igual de lento que subiendo, pero es la carrera que había planteado, despacito y con calma. Bajamos hasta el avituallamiento de las fuentes, donde bebo mas isotónico y como un poco de chocolate,  que me vuelve a decir no comas.
Cruzamos un barranco y comienza la subida al lomo corto, le pregunto a un corredor y me dice "vez aquella casita, hasta ahí hay que subir. Su p… m…., lomo corto, bromea mi compi de carrera Fredy, pero pasito a pasito se culmina. 


Volvemos a bajar hasta el Jaral donde esta el último avituallamiento. Tomo refresco como 4 vasos por lo menos y hablamos con uno de la organización bromeando y aprovechando para descansar los músculos. Llega la recta final, la cual hice trotando y pendiente a que no me dieran calambres. Cruzo la meta y se acabó el sufrimiento, y llega la satisfacción de haber terminado una carrera que 3 semanas antes dudaba de poder participar. Me reciben algunos compañeros que me felicitan y sacan algunas fotos. Me dirijo a coger la camisa de finisher y me dan una cerveza la cual desprecio (cosa rara, muy rara). Luego bañito y para casa. 



Agradecer a todos los compañeros que me animaron de cerca y en la distancia, y a la organización de la carrera, del 10, si llego al año que viene repito
The end.

Posdata: La cerveza cayó después en la gasolinera, jaja.



Manolo Núñez




View FileCLASIFICACION GENERAL 30KM
    

sábado, 20 de febrero de 2016

Crónica de la VI Arico Trail. Por Yurena García.

Y llegó el día, carrera en Arico,en la cual debute hace un año y me encantó.

Todos a la salida y a correr. En tan sólo 200 metros ya estoy asfixiada, jajajaja, y me pregunto porque no me habrá alcanzado el tiro de la salida, mierda de subidas. Llego al barranco bajo corriendo y vuelta a subir y sube y sube. Llego al llano y pienso que está el avituallamiento y una chica de la organización nos dice que para arriba y el perro para abajo. 

Foto de Amadeo Muñoz

Miro a Nieves y digo pues nada a subir otra vez, que remedio. Kilómetro y medio de vertical para morirse y pensando en porque no le habré robado el perro al chico y me ahorraba este trozo. Mi compañera Nieves dando ánimos, "vamos amiga", me decía y yo reventada. Me da la mano y tira de mi y yo diciendo a lo que hemos llegado, esta mujer tirando de mi, bendita vergüenza. 

Foto de Amadeo Muñoz

Llega la bajada y me desfogo como loca en el primer día de rebajas. Por fin avituallamiento, isotónico o fanta yo que se que era. Bebí como un burro agua, frutos secos y la Nieves que no me deja tragarme la naranja, a tomar por saco, a correr pabajo con la naranja en la boca. Me reviento bajando y llegando al final del barranco veo asomar a mi marido Javier Padrón que hacia la de 21 y no me dice ni por ahí te pudras y yo desviviendome en piropos hacia él. Llegamos al asfalto y ya está hecho, no queda nada. La Nievitas se despega, como no, pero justo antes de entrar en meta se para para darme la mano y entrar juntas y con mis niños. En resumen, como siempre, de las últimas, tiempo 1:45:29, puesto 127 de la general, 10 de mi categoría, habiendo 12 y una que no corrió, jajajajaja, de chiste, pero es lo que hay.

Foto de Baifostrail 

P.D: agradecer a todo mi equipo de Patea San Borondón, de los cuales corrimos 19 y a la familia que siempre acompaña a animar y a la organización de la carrera, sobre todo por el detalle del castillo para los niños. Es mi primera crónica, espero que les guste.

Yurena García.



Clasificaciones:

View FileGENERAL 21 KM  

View FileGENERAL 10 KM





PSB

sábado, 5 de diciembre de 2015

Crónica de la Maratón de la Tenerife Bluetrail 2015. Por Ángel Jorge.

Después de la desilusión del 24 de octubre, tras la suspensión de la prueba por fenómenos meteorológicos adversos llegó la hora de mi primera maratón, mi primera Tenerife Bluetrail, la ultima carrera de este año 2015. Aunque las ganas no son las mismas decido hacerla con el propósito de acabarla sin estar pendiente del crono y disfrutarla al máximo.


28 de Noviembre, el amigo y compañero de equipo José David me recoge junto con su mujer en mi casa a las 5:00 de la mañana como habíamos acordado, para dirigirnos hacia la capital tinerfeña, de donde partiría la guagua dispuesta por la organización para el traslado de los corredores hacia los distintos puntos de salida de las diferentes modalidades. Ya en la explanada del Parque Maritimo de S/C de Tenerife, nos encontramos con el resto de corredores que habían solicitado dicho transporte, allí esperaba también otro compañero de equipo Sergio (Yeyo), buscamos cual seria la guagua con destino a La Caldera (Aguamansa) y en ella varios corredores más, entre ellos un amigo de este mundillo del trail Moisés (Archipiélago Trail). La guagua parte muy puntual, las 5:50 de la mañana nos dirigimos hacia la ciudad de La Laguna donde haría una parada express para recoger más corredores y así continuar ya sin paradas hasta nuestro destino en el municipio de La Orotava.


Llegamos a La Caldera sobre las 6:50 de la mañana, tendríamos que estar una hora danzando por esa zona hasta la hora de la salida de la carrera. Ya se empezaba a ver algo más de ambiente a pesar del frio reinante (9°C) a esas horas, decido desayunar el sándwich y un jugo que había llevado para la espera, cuando me doy cuenta de que el bar de la caldera estaba abierto, lo que nos sirvió de refugio y para tomar café en la espera, en el que se respiraba un muy buen ambiente entre los corredores.
Se acerca la hora de la salida y nos dirigimos para pasar el control de material y registro del chip donde coincidimos con Silvia Pérez y Cristofer nos saludamos y a esperar...
Muy puntual la salida, aunque un poco sosa quizás debido a la temperatura y el madrugon. Nos deseamos suerte entre los corredores y ya las 8:00 de la mañana, a correr, comienza la aventura, 43km nos esperan por delante hasta la ansiada meta situada en el Lago Martianez (Pto. de La Cruz).
Como habíamos hablado el amigo Jose David y yo esta aventura era salir y llegar juntos a la meta disfrutando el recorrido sin estar pendiente de el tiempo final, si había que tener en cuenta los de los cortes.


Salimos a un ritmo muy cómodo rodeando el área recreativa de La Caldera para cruzar la carretera que sube de la Orotava hacia el Teide por debajo del puente y continuar un rato por la pista. Entramos en el sendero GR-131 Anaga-Chasna y comienza un ligero descenso por este sendero, donde con tan mala suerte me dobló el tobillo pero no decido parar a pesar de la fatiga, para que no se enfríe. Luego comienza con el ascenso dirección al Portillo aunque no llegaríamos hasta ese punto, pasando por el área de descanso de la Cruz del Dornajito punto en el que el ascenso comienza a ser un poco más pronunciado pero que mantenemos un ritmo constante y lo solventamos muy bien, ya en la pista de Los Picachos el primer avituallamiento y el punto más alto de la carrera km 13, pillo algo rápido y continuo aproximadamente 4km más hasta la Piedra de Los Pastores donde se encontraba el segundo avituallamiento y primer punto de control de carrera, al que llegamos con una hora de antelación al corte. En este avitullmiento nos tomamos un poco más de tiempo para rellenar agua y comer algo, aunque no te apeteciera no podias dejar de hacerlo gracias al trato de voluntarios y el personal militar dispuesto en este punto, durante esta parada llegan el tercer y cuarto corredor de la modalidad ultra que había tomado la salida a las 00:00 del sabado 28 desde Los Cristianos, saludo a David otro amigo que participaba también en la modalidad maratón y guardo los bastones en la mochila. A partir de aquí comienza un descenso muy pronunciado y divertido en el que decido dejarme ir en la bajada hacia Chanajiga, en este tramo coincidimos con un grupo de unos 6 o 7 corredores más con los que sin parar vamos haciendo bromas y disfrutando la bajada, la cual se me hizo muy corta, cuando menos me lo esperaba ya estaba pasando por el Área Recreativa de Chanajiga, allí se encontraban un buen grupo de gente animando a todos los corredores, continuamos el descenso hasta la base del Asomadero donde estaba situado el tercero de los cinco avituallamientos de la carrera. Hacemos una parada para rellenar agua, comer algo dulce y fruta, cruzar algunas palabras con varios de los corredores que iban llegando, militares todos muy entregados a los participantes y con el amigo Jose David Lutzardo que se encontraba en este avituallamiento echando una mano también a todos los que por allí pasaban, "gran corredor y mejor persona", de nuevo toca armar los bastones.


 
Ya con todo listo, nos ponemos en movimiento de nuevo para afrontar la parte más dura de toda la carrera, "el Asomadero había que tomárselo con calma". Comenzamos el ascenso a buen ritmo y con la ayuda de los bastones, a los 400m aproximadamente nos tropezamos con algunos corredores ya con algún pequeño problemilla, al cual después de preguntar si necesitaba algo, continua y nosotros también, a medida continuamos el ascenso, ya por la mitad comienza algún que otro principio de calambre en los muslos los cuales voy solventando tratando no detenerme mucho para no dar tiempo a que la cabeza empiece a dar vueltas. A falta de 600m para llegar a lo más alto, El Mirador del Asomadero nos volvemos a encontrar más corredores sentados en los interminables escalones de este ascenso con varios problemas y algunos barajando la opción de volver hacia abajo, nosotros continuamos nuestro camino al estos estar ya acompañados por algunos corredores, ya quedaba muy poco, y se escuchaban algunas pitas, los últimos escalones costaron un poco pero por fin tras 55 minutos aproximadamente logramos estar arriba, una pequeña parada para coger algo de resuello y estirar un poco, ya lo peor estaba hecho, ya prácticamente era bajar.

Próximo destino, el Mirador de La Corona donde ya sabia que estarían esperándome mis padres junto a mi "princesa", mi hija, así que comenzamos la bajada por el camino resbaladizo con la ayuda de los bastones, "hasta allí tenia que llegar". A la llegada bastante gente animando y como en los anteriores avituallamientos los militares encima de uno tratando de ayudar en lo que hiciera falta, pero en mi cabeza, lo primero era darle un abrazo a la familia y ya después habría tiempo de recargar algo de fuerzas, así fue y con tanta calma que me lo tome, que me pegué 15 min por lo menos, (mirar el nivel de la glucosa, comer y beber algo y hablar con los mios), estábamos disfrutando tanto la carrera que no importaba el tiempo. Bueno, llego el momento de continuar, así que nos despedimos y continuamos la bajada por el sendero Madre Juana el que bajamos muy rápido. 


Ya en la carretera comenzamos un pequeño ascenso hacia el Mirador del Lance por el que nos encontramos varios carteles con mensajes de ánimos y en varios idiomas, para a continuación continuar descendiendo por la ladera de Tigaiga y por las calles de dicho pueblo, en el que esperaban muchos de los vecinos el paso de la carrera, y los que daban ánimos con sus aplausos y nos hacian muy llevadero el paso con algunas bromas recíprocas, así cuando menos no lo esperámos estábamos ya cruzando el puente a la entrada de la Playa De El Socorro, justo pasando este puente enlazariamos con la Rambla de Castro donde empieza a molestar un poco el tobillo y me lo tomo con mucha calma, a ratitos trotando donde podía y cuando no a caminar y disfrutar de las vistas que nos ofrece este tramo del recorrido, de la costa portuense hasta llegar al Maritim, donde estaría ubicado el último avituallamiento antes de la meta.
Al llegar a dicho avituallamiento ya se nota la carga en las piernas y con la ayuda de los voluntarios y militares que allí estaban relleno un poco de agua por si hiciera falta y nos ayudan a relajar un poco las piernas frotándonos hielo, para ya sin parar continuar la marcha. A partir de aquí, aunque las piernas no puedan más, el simple hecho de ver a toda esa gente aplaudiendo y dando ánimos durante todo el paseo del Puerto de La Cruz te levanta los ánimos y a pasitos cortos te van llevando en volandas, ya a falta de 600m aproximados los compañeros de equipo Patea San Borondón BereniceDental, justo en este momento los calambres en los gemelos son muy constantes, pero no puedes parar gracias a los ánimos, ya no queda nada y la carrera esta casi hecha. Justo antes de la llegada, a falta de 100m también me espera mi madre y mi hija Nayara la que me da la mano y me da el último impulso para cruzar la línea de meta los dos juntos y superar el reto de este año con un tiempo de 7:15:56.



De la carrera, espectacular, me gustó mucho el recorrido y la organización, la disfrutamos muchísimo y sin ningún tipo de duda me quedo con la labor que desempeñan los voluntarios y todo el personal militar en cada avituallamiento, un trabajo espectacular, poniendo todo lo mejor de sí mismos para que nosotros podamos disfrutar de lo que nos gusta, ENHORABUENA!! Y como en todos lados hay algo que gusta menos, para mi es el momento tras colgarte la medalla finisher, ya que llega el corredor y se queda desorientado, todo muy extendido y para mí, poca atención al corredor, haciendo que para llegar al lugar de los masajes tenga que recorrer el recinto varias veces de punta a punta ya que no tenian muy claro por donde se accedia, espero que mi crítica no se tome como una crítica negativa sino que sirva de ayuda para mejorar en siguientes ediciones. 

Por último agradecer una vez más, el apoyo de mi familia, la de todos y cada uno de los que forman esta gran familia Patea San Borondón, a los amigo/as que están siempre ahí, y a José David Rodriguez por compartir juntos esta aventura, en fin muchísimas gracias a todos y nos vemos en la montaña en el 2016!!! 


Ángel Jorge.




PSB

jueves, 26 de noviembre de 2015

CRÓNICA DE LA CARRERA “CASTÁÑATE LAS PATAS 2015” por Alejandro de León


   Seis de la mañana. Suena el despertador. No el de mi teléfono móvil, no. Suena mi despertador personal de 13 meses de edad, que no consume pilas, sino biberones. Puntual, como siempre. Todo está listo desde la tarde anterior. No son demasiadas las pruebas a las que puedo inscribirme pero cuando tengo la oportunidad, me gusta disfrutarla desde mucho antes de la salida. Después de cargarle las pilas a mi peculiar despertador y de cargarme las pilas yo arranco mi coche y me dirijo al pueblo de mi familia política, La Victoria de Acentejo.




   Según el organigrama de la dirección del evento, mi guagua saldrá a las 8:10 desde el polideportivo hasta la salida, en el barrio de los Arroyos. Al mirar al cielo compruebo que la lluvia no parece estar dispuesta a acompañarnos. Respiro. Incluso veo el cielo demasiado despejado e imagino al sol castigándome durante la carrera. Suspiro. No he salido a correr desde hace tres semanas y me he limitado a realizar un mínimo de ejercicio en casa. Al llegar a la zona de las guaguas me encuentro con los primeros compañeros y compañeras de equipo. Noto muy buen ambiente y muchas ganas de disfrutar del día. Tengo la oportunidad entonces de conocer a miembros que no conocía aún. Ya digo que no son muchas las pruebas a las que puedo inscribirme. 

   Tres de los compañeros deciden hacer a pie el tramo que une  nuestra ubicación hasta la salida. Impresionante. Conozco el municipio y el tramo ya es una prueba en toda regla. Entre ellos el incombustible Don Tomás. Colosal. Al llegar a los Arroyos pudimos degustar el buen café de un guachinche anexo que hizo su agosto con café, y no con vino. Después de las fotos de rigor con los compañeros y compañeras de equipo nos deseamos suerte y salieron, con 15 minutos de diferencia, las pruebas de las dos distancias.

   Muchísimo ambiente en la salida y comenzamos trotando por una bajada de piche que pronto se convertiría en cemento. Esta primera etapa se desarrollaría entre fincas que se convertirían en las primeras pendientes duras. Toca caminar. No conozco bien el recorrido y no quiero agotarme en los primeros  kilómetros. En una curva abandonamos el cemento y comenzamos a adentrarnos en un barranco que pronto tendríamos que ascender por una de sus laderas. El pelotón circula a buen ritmo y el trazado a esta altura es una vereda estrecha con lo cual hay que seguir el ritmo de la tropa. 



   Pasado medio kilómetro nos encontramos con una cola de gente para ascender por una zona con bastante desnivel en el que es posible ayudarte de cabos colocados a lo largo del tramo. Después de este ascenso comienza otro tramo a lo largo de una canal en el que en ocasiones se deben superar obstáculos como troncos o caídas al barranco. Es una zona un tanto multiaventura en la que se puede trotar. No hay tiempo a aburrirse y me parece la zona más divertida de la carrera. En el kilómetro 6 y después de descender por cabos y tuberías de agua comienza la pechada más larga de la prueba. 2 kilómetros de interminable subida que se me hacen eternos. A medio kilómetro del comienzo de la pechada nos encontramos con un “avituallamiento sorpresa” en el que un señor ofrecía su caldo tinto a los corredores que por allí pasaban. Al fin, en el kilómetro 8 al llegar a la pista del Rayo nos encontramos con el avituallamiento. 




  Después de 1 naranja, 1 trozo de plátano, 2 pastillas de goma y un vaso de bebida isotónica reanudé la marcha por la pista hasta comenzar el descenso. Muy técnico. Habían zonas muy resbaladizas y otras zonas con muchísimas piedras. Faltando 2 kilómetros para la llegada noté un dolor agudo en el cuádricep izquierdo y temí que fuera algo más serio que me impidiera acabar. Afortunadamente, después de un breve estiramiento pude reanudar la carrera y acabar con un tiempo de 2 horas y 25 minutos. Después de varias semanas sin poder salir a entrenar me doy por satisfecho deseando llegar mejor en la próxima edición. 


   En general, buena organización y recorrido muy recomendado para disfrutar de los viñedos, los castaños y los bosques de la comarca de Acentejo. 
   Quiero felicitar a todos los compañeros y compañeras participantes de mi equipo, Patea San Borondón Berenicedental,  y a los componentes que se acercaron a apoyar y animarnos a todos y todas. Las felicitaciones más especiales en este caso para Nieves, que en su primera carrera de montaña logró subir al podio, y a Don Tomás, incombustible, que también logró subirse al cajón de los premiados una vez más siendo un ejemplo para todos. Próximo objetivo personal: K21 Anaga.

Alejandro de León

CLASIFICACIONES:



PSB



martes, 29 de septiembre de 2015

Crónica del Coast to Coast Fuerteventura 42 km. Por Santi Frías.


Mientras espero en el aeropuerto de Fuerteventura el avión que nos lleve de regreso a la realidad me dispongo a escribir unas letras sobre lo vivido este fin de semana en tierras Majoreras.

Todo empezó hace más de un mes cuando le comenté a mi mujer que me gustaría correr la Maratón de "Coast to Coast" y "naa, pos venga, pos vale, pos vamos pallá" .

Aún sin recuperarme totalmente del parón de casi un año tras una lesión que estuvo apuntito de costarme muy caro, y después de haber corrido un par de medias maratones me lancé a esta dura prueba.



El viernes 25 desde muy temprano acompañado de mi family incompleta como viene siendo costumbre , volamos a Fuerteventura.
 
Nos dirijimos al Hotel Playitas Resort allí ya se respiraba ambiente de carrera, piscina, fotos, recogida de dorsales saludos algunos amigos y la charla técnica. Los nervios a flor de piel jeje pa que te lo voy a contar.

Sábado 26 otra madrugada pa variar cojemos nuestro coche y seguimos a las guaguas que llevan a los demás corredores hasta Ajui.
 
 
Empieza la ceremonia , unos 150 corredor@s nos dimos cita en este pueblito costero. Control de chip , unas fotos, chocamos manos , nos deseamos suerte me despido de mi mujer y de mi hijo pequeño que decidieron también madrugar pa ir a la salida y continuar siguiendo la carrera dándome ánimos y palante que son solo 42 km. y Fuerteventura es llana jajaja menuda trola, Salimos por el cauce del Bco. de Ajui a un ritmo acequible para todos, es de las carreras en las que he participado en las que la peña no se vuelve loca de entrada. Paso el primer avituallamiento y ni lo miro, en el segundo está my family apoyando sugimos palante que aún queda mucho.

Después de algunos km. de falso llano pa ir calentando entramos en un barranco expectacular me quede impresionado de verdad no exagero joder cosa bonita , pregunto donde estamos y me dice un colega esto es el Río Palma "socio" continuo parriba observarando el majestuoso barranco.

Ahora viene lo bueno, llevo desde hace rato una bolsa en el talón derecho estos tenis no me van bien, pero hay que domarlos no está la economia pa otro capricho. En el tercer avituallamiento decido parar me quito el teni y calcetín me pongo una comped en la herida y a correr de nuevo , me continua molestando en las subidas y son hasta cuatro las empinadas laderas que nos tocó subir a los de la Maratón , menos mal que llaneando y bajando ni me acordaba de la jodida llaga, tambien empiezo a notar calambres en los cuadriceps, coño me había olvidado de tomarme las sales y ahora lo empezaba a pagar menos mal que aun estaba a tiempo, me tome las pirulas majicas , mucha agua y la cosa no llegó a males mayores.

Ahora tocaba laderas abajo , aquí me divertí bastante y luego monótonas e interminables pistas, pero yo soy duro de cabeza y lo llevé bien, las dos últimas horas de carrera las pasé mirando al suelo, solo levantaba la vista de rato en rato hiba adelantado gente y me sentía muy bien con fuerza y ganas de correr.

La única sombra que encontramos en todo el recorrido fué al pasar por el cauce de un barranco por un túnel bajo la carretera jeje como dice mi amigo Juanpe esto son tierras de Cain. 
 


Los avituallamientos los ves desde muy lejos en este último tramo de carrera eso nunca me había pasado y es frustrante, desde que lo ves hasta que llegas pueden pasar 10 min. fácilmente, chapeau por las voluntarios que se pasaron el dia bajo un sol de justicia para que a nosotros no nos faltara de nada, gracias muchachos.

Estos últimos 20 km. son casi llanos y voy trotando todo el rato no quiero caminar ni de coña aquí si te echas andar se re puedo hacer eterno.

Me encuentro con el director de carrera en el último km. yo voy mirando atrás a ver si llevo alguien cerca , me dice sigue no llevas a nadie dale caña y suerte le agradezco esas palabras y en nada estoy en meta más feliz que tadas las cosas. Allí está my family esperando ,gracias por todo el apoyo que me han brindado.

Paso por el arco de meta en el Hotel Playitas después de caso 6 horas de tomar la salida en Ajui.
 
 

Sólo me queda felicitar a la organización de la carrera desde mi punto de vista todo estuvo muy bien lo digo cinceramente se que ha habido quejas de gente que se perdió por problemas de balizamiento sobre todo en la Ultra pero yo puedo afirmar que en la maratón estaba el balizamiento muy clarito sin ningún tipo de duda. 
 


Agradecer sobre todo a my Mary por aguantarme tantas horas entrenando , corriendo y pensando siempre en correeeeeeerrr y ta mi equipo el Patea San Borondón,

Gracias y Maquinapalante.

Próximo objetivo Bluetrail 66 km.
 



lunes, 17 de agosto de 2015

Crónica de la 24 Horas Non Stop Atalaya Trail. Por Javi Padrón


Cierro los ojos y veo las piedras de la Atalaya. 24 horas dan para mucho. Seria capaz de volverla a recorrer con los ojos cerrados.
Son las 12 del sábado. En la plaza de Tejina el ambiente es increíble. Carpas de los equipos por todos los rincones. Sacos de dormir, mesas para avituallar, termos de café, campings improvisados por todos lados. Mi padre y yo, tenemos también el nuestro. Mi mujer, mis hijos y nuestra compañera Nieves nos acompañaran durante toda la prueba. Mi objetivo en esta carrera no es otro que probarme. Saber si soy capaz de aguantar el reto. Ya después intentar llegar a las 15 vueltas que nuestro amigo Jose “el lechuga” ha puesto como objetivo para premiar a los que lo consigan. Van a dar la salida. Nos deseamos suerte entre todos y a correr, por una vez sin muchas prisas, queda un día por delante. 
 
Foto de Santi Rguez
 
Bajamos el barranco y a empezar a escalar, algo que se repetiría en las 24 horas siguientes. Quiero ir despacio, mantener un ritmo constante todo el tiempo que pueda, pero como siempre, no lo hago. Voy por delante de muchos corredores por equipo e individuales solo veo a Dario Dorta. Poco a poco ganamos altura y subimos a buen ritmo. Las vistas son preciosas. Llego arriba en 23 minutos y empezamos a llanear y a bajar. Se puede correr muy rápido los 6 km que quedan. Algunos tramos técnicos pero a buena velocidad. Ya se acerca la meta. Primera vuelta en 56 minutos, y yo quería hacer una media para empezar de 1:20. Bueno la siguiente la haré mas lenta. Nieves me repone agua (lo hizo en todas las vueltas), beso a mis hijos y doy instrucciones a mi mujer para que vaya preparando comida. Casi no me paro y vuelta para arriba. A la mitad de subida me vuelvo a encontrar a Dario y le digo que voy a tirar. Tengo muchas ganas de correr. Otra vuelta. 57 minutos. Pues no, no aflojé mucho. Ahora si como algo. Me dan ánimos y a seguir. Me dicen que voy primero, pero esto es muy largo. Siguiente vuelta. Sigo sin bajar el ritmo, pero se que esto no durara mucho. Me encuentro con numerosos corredores, pero todos son por equipos. También veo al fotógrafo Jose Molina y su mujer María.
Foto de Jose Molina
 
Nos estarían fotografiando hasta las 4 de la mañana, y luego siguieron. Que locura. Termino la siguiente vuelta. En 2 horas 56. Aquí dejo de hacer cálculos. Me voy a romper la cabeza. Solo se que estoy yendo mas rápido de lo que debería. Cuando empiezo a subir me encuentro con María, una de las chicas individuales, nos animamos mutuamente(al final se mando un carrerón. Felicidades) y sigo. Poco a poco me encuentro con muchos de los individuales. Todos nos animamos, preguntamos como vamos, unos mejor y otros peor, pero hay que seguir. Hay una humedad increíble. Sudo mas que nunca y me doy cuenta que no he traído sales. Es la cuarta vuelta y empiezo a notar que me falta algo. Al llegar a meta pregunto si alguien tiene sales y aparece el gran Javi Sanchez. Me pone un bote en una mesa y me dice que coja las que quiera cuando quiera. Me salvo la vida. Soy propenso a que se me baje la tensión en carrera. Una simpática chica (que no se su nombre) será la encargada de darme una por vuelta. Tenemos que sacar la cuenta ehhh. Seguimos. Alcanzo a mi padre y lo acompaño un tramo. Nos decimos que vamos bien y me da consejos. Que administre la ventaja que tengo y vaya controlando. Quedan muchísimas horas por delante. Nos deseamos suerte y seguimos. Siempre miro de reojo en la subida y siempre veo una camisa roja cerca. Tengo que controlar esa camisa jeje. Ya he adelantado a todos los corredores menos a dos. Algunos no se encontraban bien. Eduardo, Jose Juan y Jose Carlos tenían problemas y pensaban en la retirada. Llega la noche y con ella el sueño, quizás a lo que tenia mas miedo. Al pasar por la plaza te dan ganas de quedarte allí. Hay un ambientazo increíble. Muchos compañeros de equipo animando que se han desplazado hasta allí. Son las 11 de la noche y llevo 9 vueltas. Mejor de lo que esperaba. En este momento que Dario se ha retirado. La fascitis plantar no le deja continuar, y aunque algunos piensen lo contrario, no me alegre. Yo quería ganarle sin que estuviera lesionado. Para la próxima nos medimos. Ahora pongo la vista en el siguiente. Damián, el veterinario canarión que corría por una buena causa. Le llevo una vuelta de ventaja y cambio la estrategia. Ahora a controlarlo y vivir de las rentas. Seguimos con las vueltas. Pierdo la cuenta. Cada vez que empiezo una miro hacia arriba y pienso ¿otra vez? A veces me paraba en lo alto y miraba. Mi mirada se iba a Valle Guerra, Tegueste, Bajamar, Tejina. La vista es preciosa. 
 
Foto de Migue Glez.
 
Pero hay que seguir. Subo muchos tramos a 4 patas. Las fuerzas van fallando y hay que agarrarse de lo que sea. En lo alto de la Atalaya se forma una niebla que no te deja ver a mas de un metro. Allí esta Carlos, el hermano del Lechu,con varios compañeros, anotando los tiempos de paso. Menuda imaginaria se mandaron. Es increíble la cantidad de gente que encontrabas por el camino, a las 2 de la mañana, sacando fotos, ofreciéndote un café o con una caseta de campaña al lado del camino y animando. También el ambiente en la plaza es enorme. Hasta las 4 de la madrugada hubo un campeonato de vóley que no dejo de animarnos. Cada vez que llego al avituallamiento y me siento a reponer, me entra sueño. Mis hijos ya duermen en el coche, que envidia me dan. Mi mujer y Nieves me animan a seguir. No dejan que me siente mucho rato y me dicen que pronto amanecerá. Salgo caminando y cada vez me lo tomo con mas calma. Un par de vueltas mas y amanece. Son alrededor de las 7, voy haciendo la vuelta 14 y me encuentro a mi padre. Ya me quedaría con el. Pienso en hacer una vuelta mas y pararme. Dejamos los frontales, unos actimel de la organización que saben a gloria y casi sin parar seguimos. Sigo pensando que es mi ultima vuelta y la subo con mucha alegría y disfrutándola con mi padre. 
 

Foto de Migue Glez.
 
Arriba esta Miguel Fumero con su mujer que nos invitan a café. Me lo bebo sentadito en una piedra y mirando a Tejina. Ahora estoy disfrutando. Pero mi padre no fuma y seguimos. Arriba empezamos a trotar. Pero este hombre me quiere matar, que esto yo lo estaba haciendo caminando. Mi padre quiere dar otra vuelta y yo le digo que yo ya me quedo. 
 
 

 
Pero al llegar a la plaza, el recibimiento es increíble, mi padre se manda otro actimel y decide seguir, y yo, como no, pues a acompañarlo. Es que faltan 2 horas y media y da tiempo de hacer otra, pero le digo que caminando ehh. Damian también se anima a hacerla con nosotros. Tiramos para arriba y esta la hacemos disfrutando. Vamos hablando continuamente, mirando el paisaje. Al llegar a lo alto nos paramos y miramos en todas direcciones. Es precioso y estamos supercontentos. Seguimos poco a poco y sin prisa. Comentando todo lo que hemos vivido y contando las anécdotas de la carrera. Falta poco para llegar a meta. En el asfalto decidimos que Damián se adelante para que disfrute su llegada. Ahora nos toca a nosotros. Giramos y me quedo helado. Como decía el dúo Sacapuntas, la plaza está abarrotada. Se me eriza la piel de recordarlo. 

Foto de Nauzet Sosa
 
Grabo el momento en mi memoria. Todos nos aplauden, nos ovacionan. Se que casi todo es por el, pero yo lo disfruto igual. Le damos la mano a mis hijos y entramos a meta. Sin duda, la entrada mas bonita que hemos tenido. Miro a todos lados y todas son caras de admiración. Me fundo en un abrazo con el, y me paro a respirar. Se acabó. Lo logramos. Nosotros y otros 14 compañeros que en mayor o menor medida lo sufrieron. También los 23 equipos, todos campeones, que estuvieron allí. Y esto es todo. Lo que vivimos allí no se puede reflejar en esta crónica, y menos un mal escritor como yo. Se me escapan cientos de detalles, momentos, personas. Debo felicitar y agradecer a mucha gente, y se me olvidaran muchos otros. Primero que nada a Jose el Lechuga y a todo su equipo, por la carrera que se saco de la manga,y por el cariño que siempre nos tiene a mi padre y a mi. Al pueblo de Tejina, colosal, siempre animando. A María y Cristina, las dos valientes que se atrevieron con este reto. A todo el equipo de Tenerife Trail, por su ayuda en la carrera. A todos los corredores que se atrevieron a estar allí, independientemente de las vueltas que dieran. A mi equipo, por apoyarme en todo momento presencialmente y vía whatsapp, y en especial a Nieves. A mi familia que estaba lejos pero que me seguían igualmente. A mi mujer Yurena y a mis hijos Alejandro y Ricardo, mi pilar en todo momento. Y como no y principalmente a mi padre, por enseñarme a crecer con humildad y con trabajo, por ser como es. Gracias. Pero a mi no me trancan más. 
 
Javi Padrón
 
 
 
 
 
PSB